¿Por qué hay metales en la sangre?

La sangre es un sistema de transporte que suministra a los tejidos minerales y oligoelementos, incluidas las toxinas.
Los metales circulan por la sangre durante aproximadamente 72 horas, transcurridas las cuales se eliminan de forma natural o quedan depositados en diversos tejidos del organismo.

Unos niveles elevados de metales en la sangre son indicio de una exposición inmediata a ellos y de intoxicaciones agudas.
La reducción de las concentraciones de minerales esenciales y oligoelementos refleja un aporte inadecuado y puede indicar una deficiencia nutricional.